Dani Albero

ENTREVISTA A DANI ALBERO, “UN DIABÉTICO EN EL DAKAR”

Hoy entrevistamos al motorista Dani Albero, autor del blog Un diabético en el Dakar y protagonista de una vida que le ha puesto obstáculos desde pequeño. Con apoyo de su familia y gracias a su gran fortaleza mental los va superando, paso a paso. ¿Su próximo reto? Cumplir su sueño de convertirse en el primer motorista con diabetes en  participar en el Rally Dakar y demostrar a tantas personas con esta enfermedad que los límites los pone uno mismo. ¿Y su último éxito? Quedar segundo en la Panáfrica 2016. Algo que define como una especie de recompensa a tanto trabajo y dedicación que necesita este deporte, tanto por su parte como de su familia y la gente que le apoya, pero incide en el trabajo que queda por delante para poder llegar a correr el  Dakar.Cuentas en la presentación de tu blog que eras muy pequeño cuando debutaste.

Sí, tan solo tenía 8 años y te puedo asegurar que en aquella época nos administrábamos insulina porcina y los controles eran de orina con unas tiras reactivas. Era mucho más complicado y la información que disponíamos en aquella época era mucho más limitada. Gracias a los avances y las farmacéuticas que no paran de investigar, retos como el mío son posibles para cualquier diabético que se lo proponga.

¿Te costó aceptar las nuevas responsabilidades que te imponía la diabetes?

Bueno, yo era muy pequeño y tampoco sabía exactamente qué me pasaba, o lo que suponía esta enfermedad. Pasó un tiempo hasta que empecé a darme cuenta de lo que realmente me pasaba, también hacia un año escaso había padecido una meningitis aguda de la que pensaban que no saldría, eran muchas cosas para poder procesar con tan solo 8 años.

¿Discutías con tus padres?

¡Buf!, ahora que soy padre me hago a la idea de lo que padecerían mis padres, yo les he hecho sufrir mucho, yo quería seguir mi marcha y claro, eso era imposible. Estuve tres meses  sin ir al colegio hasta que pudieron controlarme un poco.

Recuerdo muy bien una anécdota….los primeros años iba cambiando de horno para comprar todos los dulces que se me antojaban, intentando que no me conocieran… al final mi madre tuvo que pasarse por todos los hornos del pueblo para que no me vendieran nada de dulce…

¿En qué te ayudó acudir a campamentos de niños y niñas con diabetes?

Estuve en Campello (Alicante) en un campamento de verano para diabéticos, esto marcó un antes y un después en mi vida, me di cuenta que no era el único que padecía esta enfermedad y aprendí que si quería tener alguna posibilidad en la vida, la solución era, un buen  control, vida sana, y deporte.

¿Se lo recomendarías a otros padres?

Claro, al 100%, los padres sin darnos cuenta tenemos la tendencia a proteger  a nuestros hijos en exceso, cosa que en el caso de tener un hijo con diabetes acentuamos. Hay que protegerlos  pero a su vez  tenemos que enseñarles que ellos son el protagonista de su vida, y por lo tanto no deben de dejar de soñar en poder hacer aquello que más les guste. Estos campamentos son muy adecuados para que ellos entiendan y aprendan todo sobre su condición, hacer amigos y compartir vivencias.

Dani Albero

Dani Albero entre las dunas.

¿Recuerdas cuándo fue la primera vez que dijiste «quiero hacer motocross»?

Este paso fue muy complicado, mi primer contacto con la gasolina fue en el aeromodelismo en aquella época, vuelo circular, pues no salía mucho de casa y empecé hacer aeromodelismo, los arrancaba en casa y los colgaba o los vendía, así conseguí mis primeros  ingresos que junto con los de la música, que conseguía tocando la trompeta con la banda, me sirvieron para comprar mi primera moto de Cross, una Kawasaki kx 125 del 91, sin que mis padres lo supieran, claro.

Las motos suelen ser un caballo de batalla entre padres e hijos… donde unos ven emoción los otros ven peligro. ¿Tenías que salir a hurtadillas a practicar tu afición o tus padres se acostumbraron rápido? Esto tal vez es lo más complicado, no solo entrenaba a hurtadillas sino que en las carreras nunca dije que era diabético, seguro no me hubiesen dejado competir. A día de hoy mi padre todavía dice… ¿será preciso ir en moto?

¿Cuál fue tu primer gran momento sobre la moto?  

Sin duda la carrera de Enguera, hace dos años, donde conseguí ganar mi primera carrera y sin darme cuenta salí del armario, empecé con el  proyecto y a correr con diabetes.

¿Qué experiencia sobre dos ruedas crees que recordarás toda tu vida?

¡Hay tantas! Son muchas las anécdotas que podría contar, es tanta la gente que he tenido el placer de conocer… si  me tengo que quedar con una os voy a contar una que me viene a la cabeza en el memorial del Toni Soler en Bassella.

Aquello era una locura ese año éramos 1.200 inscritos, cayó una nevada el día anterior  increíble que lo hizo impracticable, pensábamos que se suspendería la carrera pero no, contra todo pronóstico la carrera dio comienzo a su hora. Fue muy complicado pues con la cantidad de gente y de nieve el terreno estaba destrozado y la carrera duró más de lo previsto, yo siempre llevaba saquitos de azúcar pero de los traqueteos de la mochila muchos se rompían y a la que me di cuenta tenía una hipoglucemia que no podía ni en la moto, tuve que comerme todo el azúcar que había esparcido por la riñonera y comer nieve para digerirlo  mejor… parece broma, pero cuando estas en una situación así, esto puede marcar la diferencia entre conseguir tu propósito o no.

Al final pude seguir y terminar el 232. Entonces no disponía ni de la experiencia ni de las herramientas que disponemos hoy, por eso Gluc Up 15 es un gran aliado para llevar siempre encima.

¿Qué le debes a la moto?

La moto ha sido mi compañera de viaje durante muchos años, es un estilo de vida que  junto a mi mujer y mis dos hijos formamos un gran equipo. Mi mujer llama al garaje donde guardo, reparo y preparo la moto ”casa de mi querida o amante” (risas). Es donde paso casi tantas horas como en casa.

  ¿Y qué te debe ella a ti? ¿Te refieres a la mujer o a la moto? No, no la moto (risas)   Ella a mí no me debe nada, me siento en sintonía con ella, la cuido mucho…

¿La diabetes ha condicionado tu carrera de motorista?

Si, pienso que sí, pues la preparación tanto física como mental a estos niveles es algo más complicado en muchos sentidos.

Dani Albero Dakar

Dani Albero.

¿Tuviste que superar algún mal momento?

Sin duda el peor momento fue el accidente que tuve camino de Andorra entrenando con la moto, ahora justo hace un año. Salí por encima del manillar y me rompí cinco costillas, estuvieron más de una hora para encontrarme, lo pasé realmente mal. Pero bueno, físicamente en dos meses estaba recuperado.

¿De qué consta tu equipo imprescindible para encarar tus pruebas?

Mi equipo es muy simple, aparte de todo el equipo imprescindible de la moto llevo un medidor continuo de glucosa en el manillar; el DEXCOM G4 me dice en todo momento cómo tengo el azúcar y, muy importante, la tendencia para poder anticiparme a una posible hipoglucemia. También llevo una doble bolsa de hidratación , una con agua y otra con alguna bebida energética con azúcar… con la que controlo el azúcar sin tener que parar. Y, si lo requiere, paro y me tomo un stick de Gluc Up 15 que tiene un efecto más rápido y es muy fácil de tomar.

¿Y para el Dakar? ¿Hay que tener en cuenta algo, ya sea físico o mental, diferente al resto de pruebas en las que has participado?

Básicamente es lo mismo que llevo haciendo siempre, pero claro, son más días, más horas, más duro, es todo más, pero seguro que si consigo el presupuesto para poder llegar a correr el Dakar lo terminaré, sin lugar a dudas

Reiteramos nuestras felicitaciones por tu éxito cosechado en la Panáfrica. ¿Quieres aprovechar para agradecérselo a alguna persona?

La lista es larga… primero de todo a mi familia, tanto mi mujer como a mis hijos; también al Hospital Universitario de la Ribera, pues apoyó este proyecto des de su inicio; Transportes Marqueset; la Federación Valenciana de motociclismo; Motodes; Puravida Sportwear; Mpracing; Novalab ibérica; toda la gente que me apoya en general… Y claro, cómo no a Gluc Up 15 por darme esta oportunidad.

También aprovecho la oportunidad para decir que hoy por hoy no es sólo mi proyecto, es el proyecto de todos los diabéticos que a través de este proyecto sepan que con esfuerzo, dedicación una persona con diabetes puede llegar donde se proponga, las metas te las pones tú, no la diabetes. Hacer deporte, una vida sana, saludable y un buen control es la mejor combinación para prevenir complicaciones y tener una vida plácida. Gas e insulina que no falte.

Agradecimientos a Uptuvida por su colaboración, no dejeis perder la oportunidad de conocer su web

0 137